Skip to content

Alianza por el Bienestar de los Animales A.C.
"Educamos y esterilizamos por un mundo mejor para todos"
Prepárate para tener un cachorro:

 


  


[Tomado de la publicacion “Get Set for a Pet!”, patrocinada por la ASPCA (The American Society for the Prevention of Cruelty to Animals)]

Traducido por Vicky Franks
Editado por Nuria Díaz Masó

INTRODUCCIÓN

Al igual que los perritos de peluche, los cachorros de carne y hueso son lindos, amorosos y divertidos. Sin embargo, estos últimos requieren muchísimo más que una familia que los acoja. Criar una mascota, aunque se disfruta grandemente y te llena de momentos felices, implica además invertir una suma bastante significativa de tiempo, dinero y paciencia.

Por lo tanto, es importante determinar si tener un cachorro es adecuado para tu familia ANTES de llevarlo a tu casa. Y es esencial saber que esperar si un nuevo y peludo amigo se incorpora a nuestra familia.

Información adicional (en inglés) puede ser consultada en el sitio de Internet www.aspca.org

La decisión de adquirir un cachorro, y en general cualquier mascota, es un paso gigante en la vida de una familia. Esperamos que esta información facilite tal decisión, para que, cuando tu familia esté lista para recibir a un cachorrito, la relación que de ahí nacerá sea prospera, duradera, saludable y feliz.

1. ¿ESTÁ LA FAMILIA LISTA PARA TENER UN ANIMAL DE COMPAÑIA?

"¿Podemos comprar o adoptar un perrito?" Casi toda familia se enfrenta a esta cuestión en algún momento, pero la respuesta no es -o no debiera ser- fácil.

Ser dueño de un cachorro es una GRAN responsabilidad. Los perritos pueden ser bastante desordenados. Mastican lo que este a su paso. Ladran. Necesitan ejercicio. Pueden resultar muy costosos. Crecen rápido y de pronto ya no son cachorros, pequeños y juguetones.

Considera estos factores cuando tú y tu familia estén decidan que es el momento de compartir su vida con un nuevo cachorrito.

f
  • Tiempo/espacio: La mayoría de los perros viven entre 8 y 15 años, por lo cual adquirir un cachorrito significa compañía a largo plazo. Determina si el ritmo y condiciones de vida de tu familia son los adecuados para recibir a un perrito en este momento. Si rentas tu casa o departamento, asegúrate de que el dueño aceptará que tengas mascota. Si un nuevo bebé está en el horizonte, este podría no ser el momento adecuado para añadir a un cachorro a tu hogar.
  • Horario: Los cachorros necesitan una buena cantidad de atención . Si usualmente estás fuera de tu casa por largos períodos de tiempo, decide primero si estas ausencias serían justas para la nueva mascota, no importa si puedes pagarle o encargarlo a alguien para que lo cuide en tu lugar.
  • Niños: Cachorros y niños en general se llevan de maravilla. Sin embargo, hay algunas razas que simplemente no se sienten a gusto rodeados de nenes en edad pre-escolar. Determina qué tan confortables se sienten tus hijos cuando hay un perro cerca, e investiga qué raza sería la mejor para tu familia.
  • Alergias: ¿Algún miembro de tu familia es alérgico a los perros? En tal caso, un nuevo cachorro podría hacer tu vida difícil. Si no estás seguro de la respuesta, traten de pasar cierto tiempo en compañía de diferentes tipos de perros, sea en casa de algún familiar o amigo, en exhibiciones caninas, etc.
  • Experiencia: Todos los cachorros requieren cuidados especiales, pero para algunas razas estos cuidados son extremos y/o costos. Si es tu primer perrito, no sobreestimes tu habilidad para establecer una relación de liderazgo para mantener el control de tu mascota. Esta es una habilidad aprendida para la mayoría de las personas - y requiere  práctica y paciencia.
  • Dinero: Un cachorro implica una inversión económica. La comida por sí sola puede costarte cientos de pesos anualmente. A eso, agrégale los pagos ordinarios al veterinario, las vacunas . El precio de una perrera, una cama y otros accesorios.  Asegúrate que tu familia esté preparada financieramente para tales gastos.
  • Casa: Considera el tamaño de tu casa-habitación, la existencia o disponibilidad de espacio exterior, la raza que estés considerando adquirir - e incluso su tendencia a ladrar. Un perrito que aulla constantemente puede causarte problemas con los vecinos a tu alrededor (aunque con asesoría, la mayoría de los problemas pueden resolverse). Un cachorro activo y energético necesita muchísimo espacio, dentro y fuera de tu casa. Si estás rentando, asegúrate que el administrador/dueño permitirán un perro en el inmueble.
  • Limpieza: Un perrito puede ser... un completo desorden. Sueltan pelo , tiran cosas, muerden y destruyen cosas si las dejas a su alcance, rasguñan, y tienen accidentes. Si eres una persona demasiado meticulosa y sumamente ordenada, un cachorro que suelta pelo cada segundo podría no ser la mejor opción. Siempre ten en cuenta que al principio, todo perrito no se comportara como lo esperabas. Entre las diversas razas, hay opciones que no sueltan tanto pelo.

2. ¿QUÉ CACHORRO ES EL ADECUADO PARA TU FAMILIA?


Al momento de decidir incorporar a un cachorro a la vida familiar, el tipo de perro puede hacer la gran diferencia. ¿Quieres hembra o macho? ¿Un perro grande o pequeño? ¿Una raza mezclada o pura? ¿Un recién nacido o un cachorro que es ya casi un adulto? He aquí algunos puntos a considerar:
  • ¿Hembra o macho? Es, más que nada, cuestión de preferencia. Sin embargo, los machos generalmente son más inquietos y pelean más. Igualmente, levantan sus patitas para marcar su territorio (matando a las plantas en el proceso). El celo de las hembras molesta a algunas personas, sin embargo lo altamente recondable es esterilizar a ambos (macho o hembra), con lo cual el problema se resuelve, generando además importantes beneficios en la salud. En promedio, las hembras se toman todo más en serio que los machos. Los machos son usualmente más grandes que las hembras. Si estás en posibilidad, es muy recomendable y sano para un animal, poder tener a la pareja.
  • ¿Grande o pequeño? En general, perros grandes necesitan más de todo -más comida, más espacio, más ejercicio, ocupan más lugar en el coche y requieren de una "bolsa de limpieza" más grande. Si no están entrenados, pueden ser más duros contigo y con tu espalda. Algunos perros chicos necesitan toneladas de ejercicio también, y algunos no son la mejor opción si hay un niño pequeño en la casa, pues les gusta mordisquear, aunque, por regla general, necesitan menos que un perro grande.
  • ¿Raza mezclada o pura? Hay miles de saludables razas "mezcladas"  (llamados mestizos o criollos) listas para recibir cariño y afecto. Generalmente, estas razas son menos caras que las puras. Si adquieres un perrito de raza pura, puedes esperar que crezca del mismo tamaño que otros miembros de su raza y que se comporte de la misma manera. Sin embargo, ten en cuenta que los perritos de raza pura pueden ser al mismo tiempo susceptibles a enfermedades hereditarias. Y si estás en posibilidad y no te importa tener una raza mezclada en casa incluso, un perro recogido de la calle, estarás además apoyando a un animal necesitado que te lo agradecerá toda su vida.
  • ¿Cachorro o mayor? Tal vez quieras empezar con un cachorrito para moldear su personalidad, aunque recuerda que existe un límite en cuanto a que tanto puedes educarlo. Así mismo, un cachorro requiere de muchísimos cuidados, lo cual puede tomar más tiempo y energía de lo que te imaginas. El tamaño y forma de un cachorro cambian conforme va creciendo, por lo cual es bueno que tengas una idea de que tan grande será cuando crezca. Por otra parte, perros mayores usualmente requieren de menos cuidados, y  aunque pueden tener algunos malos hábitos, ten en cuenta que los perros aprenden fácilmente si e les educa con paciencia y constancia.
  • ¿De mucha o poca energía? ¿Estás listo para innumerables carreras y pasar incontable tiempo jugando? Un perro con mucha energía por lo general se desarrolla mejor en lugares donde hay mucho espacio para correr. Y no olvides que cada cachorro, no importa la raza, requiere de un alto grado de atención.
  • ¿Peludo o no? Debes cuidar de la apariencia de cada perro, sin embargo, algunos necesitan mas atención que otros, y eso puede consumir tiempo y ser realmente caro. Perros con pelaje largo y sedoso deben ser cepillados diariamente, y los que tienen el pelo rizado deben ser llevados a corte de pelo cada seis semanas aproximadamente. Algunos perros sueltan mas pelo que otros y otros incluso lo hacen durante todo el año.

3. ¿ESTÁ TU HOGAR LISTO PARA UN NUEVO CACHORRO?

Darle la bienvenida a un nuevo miembro de tu familia puede resultar realmente emocionante, especialmente para los niños. Sin embargo, piensa que tu nuevo cachorro es un bebé que puede estresarse al darse cuenta que se encuentra en un lugar extraño, y necesitara tiempo para ajustarse. Por ello es importante preparar a tu familia y a tu casa para la llegada del cachorrito. Los siguientes tips pueden ser de utilidad:

  • Trayendo el perrito a su nuevo hogar: El momento ideal para traer tu nueva mascota a casa es en un fin de semana o en vacaciones cuando más fácilmente podrás enfocarte en sus necesidades. Antes de su llegada, prepara su cama y toma las precauciones necesarias para prevenir cualquier accidente. Haz tu casa segura, como si fueras a recibir a un niño pequeño. Mantén las plantas alejadas del perro. Escoge un área para que el perrito pueda ir al baño, y si está es dentro de la casa, pon periódicos en el suelo. Una vez en tu casa, dale la bienvenida de manera calmada y pasa unos minutos acariciándolo y hablándole.
  • La primera noche: Probablemente será una noche difícil y el cachorro seguramente se quejará y llorará. ¡No te desesperes! Tomará algún tiempo hasta que el perrito domine tu lenguaje. Es buena idea mantener al perrito cerca de tu cama, en su jaula o "moisés" para que no se sienta solo. Pon un animal de peluche o una toalla enrollada para que sienta consuelo, pero evita poner al perrito en tu cama sino quieres que se acostumbre a dormir en ella. Esto lo podrás hacer cuando el perro esté bien entrenado y sepa cual es su lugar en el hogar. Cada 2 o 4 horas, lleva al perrito a su "baño", y alábalo por usarlo.
  • El veterinario: Entre el primer y segundo día con tu familia, lleva al perrito al veterinario para un examen completo de rutina.
  • Su caja: El lugar donde duerme tu perro debe ser lo suficientemente grande para que pueda pararse, sentarse, acostarse y voltearse. No le pongas colchoneta hasta que haya mantenido su caja o jaula (transportadora)  limpia por una semana por lo menos (puedes usar periódicos); transcurrido este tiempo, agrega una toalla o una sábana delgada; algo más grueso puede ser añadido más tarde. Pon un juguete dentro y luego déjalo salir, para enseñarlo a que algo bueno le espera cuando regrese. Prémialo por explorar su espacio. Prémialo cuando se porte bien. Gradualmente, déjalo más tiempo dentro, hasta un máximo de 2 horas. No le hagas caso si llora. Y algo muy importante, nunca utilices la caja o jaula para encerrarlo como forma de castigo.
  • Collares y correas: Tu nuevo cachorrito se adaptará rápidamente a un collar ligero de nylon si se lo pones durante uno o dos días para que ande por la casa. Déjalo que se acostumbre a una cadena ligera permitiendo que la arrastre alrededor de tu hogar. Luego levanta la cadena y camina con él, hablándole con una voz amistosa.
  • Entrenamiento casero: Una regla de oro es que cualquier cachorro puede aguantar sin ir al baño durante una hora por cada mes de edad, hasta un máximo de diez horas. Cuando tiene 4 meses, un cachorro puede durar de 6 a 7 horas por la noche sin tener que salir. Entrenarlo con el uso de una caja o jaula es la manera más rápida y eficiente de enseñar al nuevo perrito. A primera hora del día y como última actividad antes de irte a dormir, lleva a tu cachorro a su "baño". Aprende las señales que utiliza para indicarte que necesita salir, como olfateo, caminar en círculos, chillidos o raspar el piso con su patita. Alábalo cuando haga en su periódico o en el área exterior que hayas designado. No lo castigues cuando tenga un accidente. Al caminar por el parque o la calle, siempre lleva una bolsa contigo para limpiar una vez que termine. Siempre dale de comer a la misma hora, y sácalo a pasear con regularidad.
  • Hazlo un miembro más de tu familia: Las primeras 7 a 16 semanas en tu hogar son críticas para tu cachorro, el cual necesita tiempo para ajustarse. Necesitará de mucho cariño, gentileza, premios y supervisión constante, guía y entrenamiento. Carga al cachorrito y llévalo afuera para que vea el mundo desde tu regazo. Inclúyelo en tantas actividades familiares como sea posible.
  • Socialización temprana: Un miembro de la familia debe estar en la casa para jugar y acariciar al cachorrito y llevarlo al baño cada 2 o 4 horas. Cuando el perrito deba estar aislado, ponlo en su caja o jaula junto con un juguete. Una vez que se acostumbre a su nuevo hogar, puede ser tocado y cargado por mucha gente, lo cual le ayudará a entender que las personas pueden ser amables, dignas de confianza y divertidas. Déjalo jugar solo con animales que sepas que estén vacunados y saludables.
  • Ejercicio: Puedes utilizar diversos ejercicios de socialización y práctica con tu cachorro. Cuando tenga de 2 a 3 meses, incluye ligeros ejercicios "amo-mascota" en su rutina diaria para ayudarlo a entender su lugar en la familia. Ponlo boca arriba y mécelo, mientras le aprietas firme pero gentilmente su pecho. Si trata de mordisquearte o zafarse, continua apretándolo con calma, y cuando se relaje, prémialo y déjalo que se pare. Acostumbra a tu cachorro a subirse al coche, a ruidos repentinos, a multitudes, escaleras, pisos resbalosos y otras situaciones estresantes. Utiliza variados juguetes para estimulación física y mental de tu nuevo amigo.
  • Equipo esencial: Además de su caja, cama o jaula, equipo adecuado incluye varios huesos de plástico y juguetes; una placa con su nombre, el teléfono de tu casa y tu celular; un par de cepillos y peines para perro, collar y correa, su toalla, talco para pulgas, un suéter para el frío y un tazón de metal o cerámica que no resbale fácilmente.

  


4. ¿QUÉ CLASE DE CUIDADOS NECESITA UN CACHORRO?

El cuidado de un cachorro es una responsabilidad constante. Al igual que un niño pequeño, un cachorrito requiere de atención y cuidados que aseguren su salud y felicidad a largo plazo. Los siguientes consejos cubren varias de estas necesidades esenciales -incluyendo nutrición y ejercicio, obediencia, entrenamiento y resolución de problemas de conducta - así como tips de viaje.

  • Limpieza: Comienza a bañar a  tu cachorro cuando tenga 14 semanas de edad, o antes si se ensucia. Ofrécele "premios" durante el baño. Bañarlo cada mes o dos es usualmente adecuado. Cuando lo estés bañando, revisa sus orejas, ojos, boca, entre sus patas y su piel en busca de infecciones, parásitos o alguna otra anormalidad. Ponerle borlas de algodón en sus orejas prevendrá que el jabón y el agua entren a sus oídos. Asegúrate que el shampoo o jabón sea especial para perros. Enjuágalo bien sin dejar que agua con jabón le entre a los ojos. Escurre el exceso de agua de su pelaje y sécalo con una toalla. Deja que el perrito se seque al aire en un cuarto templado o asoleándose un poco. Cepíllalo mientras lo secas.
  • Alimentación: A los cachorritos les encanta comer; cuanto y qué tan frecuentemente lo alimentes dependerá de su tamaño y edad. Cada perro es diferente, por lo cual debes estar atento a cambios en su apariencia corporal. Cachorros de 8 a 12 semanas de edad necesitan 4 comidas al día, mientras que perritos de 3 a 6 meses de edad necesitan comer 3 veces diariamente. Aquellos que tienen de 6 meses a un año requieren de 2 alimentos al día. Croquetas de primera calidad provee al cachorro de una dieta balanceada y pueden ser mezcladas con agua, caldo o comida para perro enlatada. Limita su ingesta de "comida de humanos", sin embargo, tu perrito puede disfrutar de vegetales, arroz, queso cottage y huevos cocidos, aunque esto no deberá representar mas del 10% de su dieta diaria. Agua limpia y fresca debe estar disponible a toda hora, y recuerda lavar frecuentemente sus trastes.
  • Ejercicio: Al igual que otros miembros de la familia, un cachorrito necesita ejercicio diario para mantenerlo estimulado física y mentalmente. Ejercitarlo suficientemente - lo cual depende de su raza, edad y estado de salud - mejorará su salud y prevendrá que destruya cosas dentro de la casa y otros problemas de conducta comunes en perros que no son ejercitados con regularidad.
  • Cuidado de su apariencia: Cepillarlo con frecuencia mantiene a un cachorro limpio, reduce su caída de pelo e incrementa el nivel de confianza entre tú y él. Revísalo diariamente en busca de pulgas y otros parásitos durante temporada de calor. Procura que las sesiones de cuidado sean cortas, cerca de 5 minutos cada una. Habla despacio y con cariño, y cuando le estés cortando las uñas -usualmente se empieza cuando el cachorro tiene de 10 a 12 semanas- hazlo cuando el perrito este cansado y las uñas hayan crecido lo suficiente como para tocar el piso. Ofrécele un "premio" al terminar. Igualmente, limpia el área de los ojos con una borla de algodón humedecida, revisa entre sus dedos y límpiale las orejas utilizando una borla de algodón embebida en aceite de bebé, únicamente en el área visible. Consulta al veterinario si sospechas que el cachorro puede tener una infección en el oído.
  • Casa: Provee a tu cachorro con un lugar tibio y silencioso en el que pueda descansar, lejos de corrientes de aire y que no este en contacto directo con el piso. Puedes utilizar una jaula entrenadora o un "moisés" (camita) con un cobertor limpio o almohada dentro. Lava su cama con frecuencia. Si tu perrito pasa mucho tiempo fuera de la casa, provéelo de un área con sombra y mucha agua en tiempo de calor, y un lugar tibio, seco y cubierto cuando haga frío.
  • El veterinario: Consulta al veterinario si el perrito está enfermo o lastimado. Llévalo a un chequeo general, vacunas y examen de sangre cada año.
  • De viaje: Confirma que en el lugar en donde te quedaras admiten animales de compañía. Si te vas a quedar con familiares o amigos, asegúrate que sepan que llevaras a tu perro. Lleva contigo su cama o cobertor, su juguete favorito, sus papeles de vacunación, salud e identidad, así como un botiquín de primeros auxilios para el cachorro, el cual deberá incluir medicinas caninas anti-diarrea, un paquete de algodón, gasa y "curitas". Comienza a acostumbrar a tu perrito a viajar en coche cuando tenga de 8 a 12 semanas, llevándolo primero a dar una vuelta alrededor de la cuadra, con el cachorro en el asiento trasero acompañado de un miembro de la familia. Para reducir mareos en el coche, evita darle de comer unas 3 o 4 horas antes de que viaje.
  • Otros tips: Es recomendable que el cachorrito escuche música baja o el sonido de la televisión para que se sienta acompañado, sobretodo si está a punto de dormirse.

5. ¿QUÉ DEBEN SABER LOS NIÑOS ACERCA DE LOS CACHORROS?

Un perrito y un amigo joven hacen un gran equipo ¡materia de fotos increíbles! Sin embargo, debes hablar con tus hijos a cerca de lo que significa tener un cachorro mucho antes de decidir tener uno. Asegúrate de explicarles lo siguiente:

  • Seguridad: Algunos "sí" y "nos" reducirán las probabilidades de que un niño sea mordido y ayudar a fomentar una relación saludable y satisfactoria. Enséñale a tus hijos como acariciar a un perrito -siempre con gentileza y en la dirección de crecimiento del pelo. Dale golpecitos cariñosos en los costados, en su barbilla, alrededor de las orejas y a un lado de su cuello. A la mayoría de los perros no les gusta que les toquen la parte superior de su cabeza. Quedársele viendo a los ojos representa para ellos que los estas retando para pelear. No molestes nunca a un perro que este comiendo, mordiendo un juguete o tomando una siesta, pues estos son momentos "privados" para ellos. Recuérdale a tus hijos que deben decirte si un cachorro les gruñe, los rasguña o muerde.
  • Cuidado: Un perrito bien entrenado es alegría pura. Enseñarle los básicos - "siéntate", "quieto", "ven", "fuera" y "suelta" - mejora la relación entre el perrito y tu familia y vecinos. Los niños pueden enseñarle modales a un cachorro tan pronto como sea posible, empezando con órdenes de “siéntate-quieto” y utilizando porciones pequeñas de comida como premio. Sin embargo, recuérdales a tus hijos que esta prohibido gritarle, pegarle o castigarlo si el perrito no obedece las órdenes, y que la atención gentil y cuidadosa será premiada con lamidos y afecto canino.
  • Precauciones: Habla con tus hijos sobre que hacer en caso de que tu cachorro vea a otro perro acercándose. Diles que deberán alejar al perrito si oyen algún tipo de gruñido o cualquiera de los perros se ve enojado. Y si tu cachorro se lastima, los niños deberán cargarlo cuidadosamente evitando empeorar la herida, teniendo en cuenta que le perrito puede morder por miedo o dolor. Si el cachorro esta sangrando, un niño puede presionar un trapo limpio directa y firmemente en la herida para parar el sangrado. Así mismo, recuérdales a tus hijos que deberán limpiar una vez que el perrito haya terminado de hacer sus necesidades, por lo cual deberán cargar siempre una bolsa de plástico o papel periódico cuando lo saquen a caminar. Finalmente, deja saber a tus hijos que introducir un perro a la familia significará una nueva cantidad de preocupaciones para ti, y que siempre te preocupara el hecho de que los animales puedan lastimarlos; diles que es por esta razón que es importante que aprendan la mejor manera de jugar y cuidar a su nuevo cachorro.
 

ESTERILIZACIONES ALBA

Esteriliza a tu animal de compañía con un mínimo donativo en el Centro Municipal de    Salud y Bienestar      Animal de Toluca   Tel.(722) 198 1000

 

 

 

Arriba